Sergeus ProductionsTM

ALUZINE Y EL MÁS ALLÁ

Recientemente se me pidió por parte de la cúpula directiva de Aluzine Comix la elaboración de un artículo sobre las opiniones y motivaciones que me llevaron a interesarme en este proyecto. Por lo cual, recogeré en este artículo las impresiones que poseo en el momento previo de mi paso de colaborador a autor fijo de la firma, cosa que se iniciará en el próximo número de Aluzine y en la aparición de una nueva línea titulada “Romero el Camionero”; creo que escribir ahora supone el momento más idóneo para así no mezclarlo con las nuevas experiencias que traerá esta nueva etapa.

Actualmente son muchos los que claman las dificultades para sobrevivir en la situación actual de un medio de expresión como el Cómic. En realidad no les falta razón, y, sin embargo, cada vez más veo rebosar el mercado editorial de novedades y/o reediciones, asisto a actividades relacionadas como concursos, encuentros, exposiciones, etc., promovidos tanto por la administración pública como por la iniciativa privada.  El Cómic coloniza con fuerza los suplementos de los diarios y, en general, el quiosco. Internet protagoniza interesantes intercambios de información que nos mantienen al tanto de todo lo que va ocurriendo y que constituye al mismo tiempo una base de datos con mayor o menor fiabilidad pero a la que siempre podremos acudir libremente. También observamos cómo multitud de títulos son saldados a precios irrenunciables para dar cabida a todo lo que viene. Otros medios de gran repercusión como la literatura, el cine o la televisión están recurriendo cada vez más a temas tratados en los cómics, y el marketing supone otra nueva vía de entrada al tema. Creo que las condiciones de difusión están transformándose y transformándonos notablemente.

Habrá varias razones de por medio, intereses seguro, pero no nos adentraremos en ello ya que no es nuestro propósito en este texto. Lo destacable es la circunstancia en la que nos estamos viendo inmersos hoy, en la que vivimos un enorme océano de posibilidades continuas. Tengo a mi alcance cualquier información, más que nunca, y podría estudiar casi cualquier trabajo hecho público, pero al mismo tiempo podría perder absolutamente el tren si me despisto, algo insólito cuando es la oportunidad lo que prima. La paradoja estriba en que algo fabuloso se torna también asfixiante. Además me exijo rapidez para poder abarcarlo todo, y es que el que no está al día corre el riesgo de quedarse atrás, marginado, y eso parece un pecado en la dinámica que rige nuestro mundo actual. Incluso me pregunto muchas veces si en la precipitación no nos hacemos superficiales, si llegamos a perder el sentido de las cosas. No dudo de la calidad y la capacidad que alberga el mundo del Cómic, y que por suerte está gozando de más alcance, sino de la forma en que estamos recibiendo sus obras, de si nos estamos quedando enteramente en lo exótico, en la novedad.

Mi recelo me dice que hay que empezar a observar y no sólo mirar. En Inglés, uno de los idiomas más precisos que existen, como apunta Borges, el propio idioma establece la clara diferencia entre estas dos acciones (look & see, al igual que con otros receptores de conocimiento como el oído, listen to & hear). La Historia la escribimos a través del patrimonio que heredamos, que no es sino fragmentos del pasado que han quedado impregnados en la memoria colectiva; al igual pasa con nuestras historias personales, por medio de las cuales podemos reconocernos en el tiempo atrás. Quiero pensar que, si el tiempo se parase ahora mismo, o alguno se retirara o fuera echado a un lado de esta competición sin fin, quiero pensar que queda algo. En mi opinión es esto en lo que se está trabajando desde Aluzine Comix.

Como sabréis, Aluzine de Fanzine y su serie derivada Pato Salvaje Universe, así como un especial titulado El extraño Ser, es una publicación autofinanciada y sin ánimo de lucro que se realiza y distribuye en Sevilla, ideada y elaborada por dos creadores sevillanos: Sergio González (Sergeus) y Juanma Castillo (Castle). También es destacable el apoyo que otorgan Manuel Barrero y Antonio Santos. No voy a centrarme en las bondades que encontraréis aquí, a eso os invito a vosotros. Sí quiero resaltar el importante punto y seguido que me parece su esfuerzo para el cómic, únicamente animado por su amor a un medio de expresión en el que están implicados desde hace tantos años.

A través de las páginas de este fanzine puedo destilar reflexión continua, opiniones de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor, “ajustes de cuentas” cuando es necesario o reconocimiento del trabajo bien hecho. No se acepta la situación actual tal cual, sino que se hace frente a ella por medio de la observación de la enorme multiplicidad de experiencias a las que nos vemos sometidos. Los ricos y complejos guiones de Juanma o la agudeza y variedad en el trabajo de Sergio, siempre aderezados con tonos de humor pero sin faltar al compromiso con lo que se cuenta, me resultan un agradable oasis, un respiro en el camino. Aparte de ofrecerse su propia opinión se nos incita al mismo tiempo a formar la nuestra, a no quedarnos en la mera contemplación; prima la inquietud y la meditación frente a la pasividad y la impasibilidad que puede producir el masivo trabajo realizado, maquetado y terminado que se nos pone por delante en la actualidad. Se valora el proceso frente al resultado, y ello porque en Aluzine no persigue tan solo el acabado final, sino que está muy presente la experimentación. No hay líneas fijas, los personajes son muy variados, así como las situaciones y las técnicas empleadas de uno a otro número; saltos en los argumentos, nuevas historias, y en todo caso con una iniciativa valiente, sin miedo a perder lo alcanzado. No importan los riesgos, no se ofrecen pasos ordenados que conduzcan a una meta puesto que, con frecuencia, seguirlos llevaría a dejar de lado otros caminos no previstos y que también pueden ser válidos.

Trayendo aquí a un ilustre caballero de cuyo nombre no creo que haga falta recordarles (porque además lleva premio),  y creo que viene al caso por estar en boca de todos los medios de comunicación con especial profusión últimamente, cuidado con su salud mental, no es bueno atragantarse de información (o llámese libros de caballería) porque sí. Que, si se fijan bien, la grandeza de esta obra no está en la locura que eso engendró, sino en cómo se aprovecha para hacer frente con imaginación a su presente y buscar así una identidad propia.

Por Alejandro Barba