Sergeus ProductionsTM

IMAGINAMÁLAGA 2006

Por segundo año consecutivo, Aluzine Comix acudió a Málaga para asistir a Imaginamálaga, un festival en torno a la historieta y la fantasía en general. Tras pasarlo francamente bien el pasado año, no podíamos perdernos esta nueva edición, que no nos defraudó en absoluto, con muchas mejoras (instalaciones, elenco de invitados,...) y muy buen ambiente.

En esta ocasión, se celebró del 1 al 3 de septiembre en el Hotel Puerta Málaga, con bastante sitio para stands y mesas, y una sala para charlas y proyecciones.  

 

Invitados: Reyes Abades (creador y coordinador de efectos especiales en el cine), Paul Naschy (actor y director de cine), los dibujantes Rafael López Espí, Ken Nimura, Carla Berrocal, Paco Nájera, Antonio Rojo, Enrique Corominas, Sergio Bleda, Tirso Cons, Miguel Ángel Cáceres y Carlos Ezquerra, además del guionista Alex Romero y el lingüista Nicolau Rodríguez.  

Como de costumbre, solo pudimos acercarnos por allí el sábado, así que esto es lo que os podemos ofrecer de nuestra visita:

PASADO, PRESENTE Y FUTURO  

Esta mesa redonda estaba integrada por Enrique Corominas, Tirso Cons, Carla Berrocal, Paco Nájera y Sergio Bleda (que a falta de moderador, él mismo hizo de “maestro de ceremonias”).  

Se plantea el objetivo de conversar sobre la evolución de la publicación de cómics en España desde la aparición de las revistas hasta la actualidad, centrándose en la división en editoriales independientes.  

Según la Asociación de Autores de Cómic Españoles, se manejan las siguientes estadísticas de un estudio realizado sobre el porcentaje de edición de Cómic en España: 41% EE.UU., 30% Manga, 13% Europeo, 16% Español (autores españoles que sí trabajan en España).

En 2004 la venta de tebeos produjo 96 millones de euros, aunque la mayor parte de este dinero se queda en los editores y distribuidores, no quedando más remedio al autor que trabajar para el extranjero con tal de poder ocuparse en la creación de cómics y cobrar por ello, refiriéndonos a cobrar para poder vivir de este trabajo sin necesidad de atender otros empleos complementarios, que no para hacerse rico.  

Siguen las estadísticas: en 2005 se editaron 2000 tebeos en España, cifra alta a tenor de lo pequeño que se dice que es el mercado español. Se señala cierto secretismo por parte de los editores de nuestro país con respecto a estas estadísticas. Según los propios autores, este número responde a multitud de tiradas de pocos ejemplares por parte de numerosas editoriales pequeñas que se reparten la edición de los cómics en España (que oscilan entre los 500 y 2000 ejemplares, según el tirón que se prevea), opción que beneficia al librero especializado porque no tiene hueco en su establecimiento para absorber gran cantidad de material y a la vez le proporciona mayor variedad. El riesgo con cada tirada es mínimo, ya que se expone poco, y según los datos al editor sí le produce beneficio. Para el autor español que trabaja aquí es más difícil al tener muy corta la posibilidad de vender de su obra un amplio número de ejemplares, y para obtener una remuneración que le proporcione un nivel de vida mínimo en la sociedad actual, con esa escasa tirada debería sacar al menos 4 ó 5 álbumes cada año, cuando lo normal suele ser 1 ó 2, según las estadísticas.  

En nuestro mercado es verdad que antes se vendía más, pero nunca ha habido un reconocimiento cultural verdadero. En otros países como Italia existen editores, figura que selecciona el trabajo y tiene una visión de lo que llega al público. En España este papel lo desempeñan empresarios, que no pueden llegar a ser más que publicadores, oficio en el que (según la definición de Miguel Ángel Alejo, que se encontraba en el público, pero se implicó bastante en la participación) se puede afirmar que no hay ninguna dirección ni estrategia clara de interés más de lo que produce dinero.

El sistema que utiliza una empresa para publicar consiste en sondear primero el mercado, ver lo que se demanda y procurar que lo que saque obtenga rentabilidad, lo que se traduce en buenas ventas y que también se pueda exportar fuera para incrementar los beneficios. El valor de las obras que recibimos queda supeditado a la suerte, que se reparte principalmente entre una importante masa de material importado, la cual, por poseer un fuerte respaldo publicitario que garantiza más venta consigue unos derechos más baratos de comprar que lo que se hace aquí. Se habla del intento de hacer algo más que esto que se pretendió en experiencias como Toutain, pero con poca suerte, porque lo que conlleva riesgo no se apoya hoy día.

Como consecuencia de la falta de profesionalidad en el publicador, los autores españoles están teniendo que llegar a situaciones extremas en muchos casos con tal de publicar: trascienden su papel de creadores para convertirse en maquetadores, dar las órdenes necesarias al impresor o tener la obligación de promocionar su propia obra. Detrás de ellos hay un vacío que garantiza el hecho de publicar en sí, que no los medios o la forma empresarial, lo que convierte la operación en algo mucho más barato para el publicador. Por testimonio de los integrantes de la mesa se da fe de que para abrirse un hueco hay que realizar cosas impropias de la labor de un autor.  

La cuota de éxito de la editorial también se ve mermada por la competitividad exacerbada, pues unas se imitan a otras, se perjudican, desprestigian, etc. colección que no constituye precisamente un catálogo de acciones ejemplares pero que rigen el funcionamiento empresarial, aunque esto es algo que trasciende al mercado Cómic y afecta prácticamente a todo el mundo occidental actual.  

Otro de los problemas de los editores en España es que reciben promoción gratuita de muchas obras a través de Hollywood , debido a las múltiples adaptaciones al cine que se están realizando últimamente, y creen que ya todo tiene que tener un beneficio igual con el mismo esfuerzo y costes (que por otra parte son nulos, pues ya viene hecho de fuera). Por ejemplo, se trae a colación los 30.000 ejemplares de V de Vendetta que se han vendido en España a raíz de la película, más que cuando se publicó por primera vez en los años 80. Este oportunismo cierra el paso a muchas iniciativas autóctonas sin esta posibilidad. Reyes Abades nos hablará más tarde que con tan solo el presupuesto de la promoción del cine americano se realizan 4 ó 5 películas en España.  

Otro asunto que se comentó fue que se está perdiendo identidad cultural porque los autores españoles se han de atener a la rueda que impone los referentes foráneos (es más reconocible para el lector un escenario en Nueva York que uno en Cádiz, por ejemplo). Cada vez el mercado extranjero desplaza más al producido aquí y se apodera de él, constituyéndose en protagonista más reconocido y creando una inercia que tapa más y más cada vez a lo demás. Se resalta la experiencia de Tartessos a cargo de Paco Nájera y Santiago Girón, calificada por muchos como intento “suicida” de hablar de temas históricos como la ruta del estaño que a algunos le son más desconocidos que la región de Armórica y los galos, por ejemplo.

Una persona del público pregunta sobre la edición de cómics en la época franquista, achacando que sí hubo una oportunidad de hacer algo más serio porque el mercado estaba favorable pero no se aprovechó; le responden que aunque no lo parezca sí que se intentaron destapar los problemas de la época, aunque sólo lateralmente por el miedo impuesto por parte del poder, y que se puede ver no solamente en temas aislados, sino en personajes de amplia difusión como Carpanta o Doña Urraca.  

Los quiosqueros hoy día no ofrecen a los tebeos hueco de exposición en su negocio como antaño. Las publicaciones que más venden son las revistas del corazón, y ellas ocupan la mayor parte del espacio. No obstante, parece que el Cómic sí está teniendo vía de entrada al quiosco como suplemento de la actualidad.

Se ha comprobado que si un cómic se publicita o reseña en periódicos se vende luego como un libro, por ejemplo Persépolis.  

Una curiosa iniciativa es la que se está extendiendo en los últimos tiempos: miles de Ayuntamientos en España están publicando Cómic y pagando mejor al autor que las pequeñas editoriales. Sin embargo, la parte negativa es que se fijan mucho los criterios de lo que se pide, coartando libertad de creación, sin hablar por supuesto de la dificultad de acceder a esta oportunidad, repartida la mayoría de ocasiones entre gente cercana a los dirigentes y autores consagrados (por el prestigio que estos tienen, lo que garantiza mayor  éxito mediático). Alejo apunta un pequeño pueblo de Granada, llamado Maracena, en el cual el concejal responsable sí que está publicando casi todo lo que le ofrecen, dando al autor el beneficio de las ventas, comentario que recogemos por si puede ser de utilidad a alguien.

Como conclusión, el futuro del Tebeo es incierto y se ve negro mientras tengamos que seguir hablando de él en términos de negocio, ventas o beneficios más que como medio de expresión humana.  

 

LOS EFECTOS ESPECIALES EN EL CINE 

Reyes Abades nos adentra en el mundo de la realización del cine a través de una charla integrada en la proyección de algunos de sus últimos trabajos, elaborados por el equipo que conforma su empresa “Reyes Abades Efectos Especiales S.A.”.  

El viaje por las experiencias que quiso compartir con nosotros comienza con un dato bastante relevante: una película española con cierto alcance comercial cuesta 200-300 millones de pesetas. En un anuncio publicitario de 20 segundos se invierte 90 millones. Lo cierto es que una de las cosas que más supone económicamente en el cine son las operaciones necesarias para crear ambientación, escenarios y praxis que ofrezcan los mayores visos de realidad al espectador. Este mundo, en el que Reyes Abades tiene su oficio, a pesar de la importancia hoy día del ordenador en el resultado final de las imágenes, es en el fondo totalmente artesanal, cada cual tiene una forma de hacer las cosas, si bien existen ciertos criterios base más o menos extendidos. Como él nos dice, aquí “tres más dos no son cinco”, y según su trayectoria, cada director pide una cosa diferente, reclamando además innovación y originalidad para su película.  

Por “digitales” se puede ahorrar presupuesto pero también requiere muchos gasto del mismo. Por ejemplo, llenar una plaza con 5000 personas no es coparla con todas ellas en un plano de situación, sino que es un montaje realizado a lo mejor con sólo planos cortos de 43 personas. Si no usamos técnica digital supone por otro lado una dificultad considerable, pues la cámara se te va por cualquier despiste, no te sale todo, etc.  

En los catálogos de efectos archivados que existen hoy día se dispone de bastante variedad como para cambiar totalmente la imagen sobre la que se trabaja: se colocan rayos sobre un cielo raso, aparece la tormenta... incluso a veces se crea un programa especial para desarrollar lo que buscamos.

No obstante, no todo versa en saber moverse entre catálogos; por supuesto, los efectos especiales implican habilidad y saber esconder lo que no quieres que se vea. Si hay fallos en la cinta se puede borrar por “digitales”, pero esta operación es complicada porque al eliminar quitas todo el fondo también, y hay que reconstruir, lo que complica con mucho el proceso.  

Según Reyes, el cine es en realidad todo mentira: nadie muere, a los actores les da igual que les pase esto o lo otro porque nunca van a salir heridos en realidad. Por esta razón se muestra reacio a creer los making-off, en los que ve, como profesional, que sólo se da una visión parcial para continuar seduciendo al espectador y no perder el encanto. Están hechos con vistas comerciales realmente. Un profesional de los efectos especiales se nos presenta muchas veces como un mago, cuando en realidad todo son trucos, eso él lo tiene claro, todo lo mide y nadie nunca en toda su carrera (de experiencia ya 20 años) ha salido dañado por culpa de una mala planificación, a no ser que fuera un accidente, que puede pasar en cualquier oficio.  

1ª PROYECCIÓN: ARTEFACTOS PARA EL MUSEO DE LA CIENCIA (CUENCA)  

Desde esta institución se le encargó crear tres modelos estáticos para exponerlos al público y que invitaran a la reflexión sobre la mecánica, los fenómenos físicos, etc. Desde el principio tuvo claro que no quería enseñar tecnología, sino que su pretensión era más cercana a producir sensaciones.

Destaca una “máquina del tiempo” de 22 m de largo por 7 m de alto que simula un movimiento continuo por el movimiento de una serie de engranajes cuya contemplación es bastante evocadora; nos cuenta Reyes que en realidad el artefacto es producto del movimiento de 11 motores totalmente independientes entre sí pero coordinados para poder realizar el trucaje. Un espectador del público, cuyo oficio era profesor de tecnología,  se sintió molesto porque en un sitio como este museo de Cuenca se quiera dar un ejemplo de Ciencia y en realidad es sólo un montaje; Reyes Abades se mostró bastante franco al ceñirse a puntualizar cuál es su profesión y decir que en cierto modo él no puede ir más allá de lo que se le encarga, sino que su parte empieza tras las primeras premisas que se le dan.  

El público participó muy activamente (en ocasiones, demasiado...)

2ª PROYECCIÓN: PELÍCULA “GUERREROS”  

En primer lugar el vídeo recogía todas las operaciones de montaje de estructuras, motores y cableado que se estaba realizando en una piscina por un equipo de unas 15 personas. Éstas, por medio de la maquinaria de apoyo y sobre un fondo neutro de color blanco, simulaban el movimiento del agua para la prueba previa del efecto que siempre se ha de hacer antes de rodar. El resultado final, también proyectado, consistía en un tanque que se hunde en un arroyo con soldados dentro que sufren una agonía en el interior que se va anegando de agua.  

Otras pruebas mostradas fueron de explosiones controladas y de impactos. Para ésta última vimos al actor con un collarín que luego ocultaría la ropa del vestuario de la película; dentro del collar alberga unos dos kilos y medio de líquido sanguinoso que mediante una pequeña explosión cuyo efecto únicamente es la incisión de la bolsa, sale a presión del artilugio; el personaje tan sólo debe interpretar el dolor que le produce. Esta acción según Reyes Abades, se imbuye de teatralidad, el movimiento retorcido de la muerte que vemos en la pantalla es solamente producto de la cultura cinematográfica; realmente, cuando una bala penetra un cuerpo humano es muy difícil que el movimiento del cuerpo sea tan brusco y violento, debido al peso de la masa corporal. Acorde a lo que nos cuenta, tampoco la lluvia cae de la misma forma en el cine que en la realidad. Como curiosidad, nos relató que ningún director quiere que se vea el humo inevitable  del cartucho que rompe el recipiente de la sangre ficticia, y ocultarlo depende del proceder y maña que se da cada profesional de los efectos especiales.  

En este punto, Juanma pidió que nos explicara qué ocurrió con Brandon Lee en la película “El Cuervo”, que murió en el rodaje. Reyes dijo que realmente no murió, sino que lo mataron, lo que implica una diferencia respecto a la responsabilidad del especialista en efectos. De acuerdo con su opinión, en esa historia hay “algo de verdad, mucha publicidad y mucha mentira”; pues era imposible que en una escena ideada con tiros falsos le impactaran  tres balas, aunque es verdad que luego en el juicio no se pudo aclarar quién era el asesino (que hizo el acto a conciencia y totalmente independiente del responsable en efectos) debido a la confusión que produjo la cantidad de personas intervinientes en esa parte de la acción. Actualmente, en Estados Unidos rige una norma para los rodajes de disparos según la cual se deben llenar las armas con balas de fogueo delante del propio actor que interpreta. O sea, en principio los actores no deben sufrir un solo rasguño si se planea todo bien, y casos como las partículas de pólvora que pueden salpicar con las explosiones, deben quedar claras en su dirección desde antes del ensayo.  

3ª PROYECCIÓN: PRUEBAS DE VUELCO DE UNA FURGONETA  

Corresponde a un ejemplo de cómo borrar para realizar una reconstrucción digital. La toma consistía en el vuelco del vehículo circulando a bastante velocidad.  

Nos ofrece el comentario de que realmente en su trabajo diario aporta siempre mucho más de lo que le pagan, aunque lo hace por gusto y para prestigio propio.  

4ª PROYECCIÓN: PELÍCULA “LOS DALTON”  

De producción francesa, en este vídeo vimos a Reyes Abades dando instrucciones a un traductor para transmitirlo a los responsables del rodaje. La toma en concreto se correspondía a la escena donde uno de los Dalton dispara un cañón contra la totalidad de un pueblo del Oeste. Existía una prueba de impacto de cada operación que se iba a realizar.  

5ª PROYECCIÓN: PELÍCULA “ALATRISTE”  

Este film se había estrenado el día antes en las pantallas españolas, y supuso toda una exclusiva para la charla de Imaginamálaga 06. Se contaba con un presupuesto de 4.000 millones de pesetas (algo más de 20 millones de euros), toda una novedad para el cine español, pese a que en Estados Unidos para una película de estas características suponga estar debajo de la media (que se encuentra en torno a los 20.000 millones de pesetas). Según nos dijo, hay rodado unas tres horas y veinte minutos, aunque la película que estamos viendo es más corta. Un técnico en efectos especiales debe hacer que pasen el máximo número de cosas para que la gente que luego ve la película no se aburra, y por eso de ha ofrecido bastante metraje del que luego el director decide si se quitan algunas cosas para no hacerlo demasiado largo, lo que también puede cansar al espectador: hay 15 minutos de batalla final cuando en realidad vemos sólo 4 minutos, en la parte del barco no se ha sacado cómo le cortan la mano a uno de los personajes, etc.

Para la película no se realizaron maquetas, aunque sí se construyeron barcos reales para los que salían en primer término, siendo digitales los que se ven al fondo.  

El Madrid de la época se ha recreado en las poblaciones de Úbeda y Baeza. También resaltó la curiosidad de que Viggo Mortensen no quiso tener doble y por eso Reyes Abades tuvo que trabajar bastante tiempo con él para rodar los efectos requeridos.  

 

EXPERIENCIAS DEL ENCUENTRO  

En las calles de Málaga se realizó publicidad suficiente como para informar a los malagueños de la cita que tenían ese fin de semana con el Cómic. Había bastantes carteles en las paredes y en varios establecimientos.  

Como hemos comentado al principio, el evento tuvo lugar en el Hotel Puerta Málaga, en un espacio para el que había que realizar una subida y luego cruzar un pasillo volado a modo de puente sobre la plaza de acceso que nos transportaba a “otro mundo”: un salón común con stands, mesas de actividades y de firmas, un pasillo-exposición de acceso y una sala para las conferencias.  

Como cualquier salón que se precie existía una sección dedicada a exposición de obras. Lástima que ésta estuviera en pleno pasillo y no en un habitáculo aparte. Quizá de esta forma se hubiera podido apreciar mucho mejor las obras expuestas. Destacar también que no pudimos dedicarle la atención que sin duda merecía pues al asistir el sábado únicamente nos faltó el tiempo necesario para verla con calma. Se pudieron ver obras de prácticamente todos los autores invitados. Nos impresionamos con las barrocas imágenes salidas de la imaginación de Corominas, el trazo seguro de Tirso Cons o el proceso creativo de la realización de una plancha de Paco Nájera para su Tartessos. El plato fuerte era el espacio dedicado a La Guerra Civil Española. En resumen, interesante aunque dedicarle mayor tiempo de observación hubiera sido beneficioso.  

El ambiente era bastante concurrido, con multitud de gente inmersa en diferentes ocupaciones: disfraces, concursos, de tiendas, en las charlas, hablando con los autores y pidiendo firmas a éstos, viendo la exposición, etc.  

Intercambiamos fanzines con la Asociación organizadora QI’tomer, y se mostraron bastante atentos y correctos tanto con nosotros como con el público en general.  

Sobre nuestro encuentro con los autores:  

Carla Berrocal y Carlos Ezquerra... ¡a currar!

 

 

 

 

 

 

 

 

Miguel Ángel Alejo (periodista granadino inmerso en el mundo del tebeo) nos animó a visitar el Salón del Cómic de Granada, cuyo principal logro para él ha sido atraer a las familias, más que entender un encuentro como reunión de tan sólo los aficionados.  

Miguel A. Alejo y Fritz (los dos del centro)

Fritz nos ofreció la exclusiva de que en Cádiz estaban pensando añadir también ellos al panorama andaluz una nueva cita anual para los aficionados al Cómic, labor en la que trabajan en la actualidad.  

Paco Nájera nos informó que de su reciente trabajo Tartessos se han vendido casi todos los ejemplares de la primera edición del número 1, por la promoción, al haber llegado su venta a las librerías normales, que tienen mayor alcance de llegar a los lectores en general que una tienda especializada en tebeos. 

Paco Nájera, un "gañán"

También le preguntamos por su personaje Chungo, que ya no continúa realizando y que aparecía en revistas de Ediciones B como “SuperMortadelo”; nos dijo que el color lo aplicaban en la propia imprenta, y que tan sólo a Jan le dejaban darlo él, así que tras hacer el trabajo en balde de ofrecer ciertas indicaciones y criterios se dio por vencido y los aficionados encontramos sorpresas como ver personajes no vampíricos con los dientes rojos. En una reciente publicación para un encuentro en Almería se ha recopilado parte del material de Chungo con recoloreado por parte de la esposa de Nájera y el resultado desde luego nos permitió disfrutar bastante más de esta obra. Fue un placer charlar con Paco, se mostró en todo momento cordial y amable.  

A Carla Berrocal, que ya conocíamos del año pasado, le ofrecimos nuestros fanzines, que tomó ansiosa y de paso le preguntamos por la portada del cartel de Imaginamálaga 06 que anunció en su blog, que al final fue sustituida por la de Paco Nájera. Al parecer, algunos de los autores invitados realizaron una propuesta y finalmente se eligió la que gustó más en general. Carla, por su parte, continúa con sus estudios y por lo pronto no da el paso de lanzarse a trabajar para el extranjero de forma más regular.  

Sergio Bleda intercambió también su revista (de la AACE ) “BOOM!” con nuestros fanzines, y le hizo un dibujo a su tocayo Sergio Gonzalez de Inés, la protagonista de “El baile del vampiro”.  

Enrique Corominas nos habló de su último álbum para Recerca del que, por lo pronto, no se sabe si tendrá continuidad, aunque él sí piensa ya en ella por si las ventas fueran bien. Al ver nuestro fanzine rememoró un personaje llamado “Querasqueroso” que realizaba en el suyo propio con unos amigos hace unos años.

Tras la charla de Reyes Abades, pudimos hacernos una foto con el gran Paul Naschy (arriba), que había asistido también, incluso participando en algunos comentarios.  

Por esta vez no pudimos hacernos la tradicional foto con Azpiri, pues según Raúl García (de la organización del evento) le había sido imposible llegar antes del domingo, día que no pudimos asistir por nuestros compromisos laborales.  

De nuevo otra vez este año mención especial para el sitio del almuerzo, “Le Tre Galline”, un restaurante italiano, esta vez recomendado por el propio Raúl García, lugar donde pudimos compartir mesa con algunos de los miembros de la Asociación Amigos de Trueno. Entre ellos, se encontraban Venancio y Javier Mena, colaboradores ambos del número 2 de la revista sobre el famoso Capitán, la cual intercambiamos con la nuestra y obtuvimos la invitación a participar en próximos números. Su web:

 www.capitan-trueno.com  

 

 

 

Os podéis mantener informados en el blog de Imaginamálaga, donde ya están haciendo los preparativos para el 2007: imaginamalaga.blogspot.com

A la vuelta confiamos el recorrido a un GPS, que al final resultó ser menos eficaz que el malagueño-hombre-GPS al que definitivamente tuvimos que acudir para poder tomar la ruta de regreso a Sevilla.

 

El próximo año, tampoco faltaremos.

Por Alejandro Barba, Sergio González y Juanma Castillo