Sergeus ProductionsTM

ALUZINE COMIX EN LA XVIII SEMANA NEGRA DE GIJÓN

 

Pues sí, tras varios años siendo tentados por este evento cultural, la cúpula directiva de Aluzine Comix (Sergio González y Juanma Castillo) decidimos hacer acto de presencia, a pesar de la distancia a recorrer (Sevilla – Gijón, de punta a punta de la península), y a pesar de que, por motivos de trabajo, solo pudimos estar allí de Viernes a Domingo. 

¿QUE ES LA SEMANA NEGRA?

Este acontecimiento multicultural que ha llegado este año 2005 a su décimo octava edición, celebrado entre los días 8 y 17 de julio, se fundamenta en principio en la literatura de género negro pero abarcando además otros campos del arte como el cine, el cómic, la música y las gogós... (sí, nos ha dejado una profunda impresión). Esto se traduce en una mezcla entre diferentes generaciones, etnias, credos y culturas que, por lo que pudimos ver, convivían en perfecta armonía.

Stands de libros y comics. Carpas para conferencias y charlas. Exposiciones de fotografía y comics. Todo esto y alguna cosa más puedes encontrar por allí. Amén de los autores invitados.

Y por si fuera poco no es sólo un evento cultural, sino que a todo esto lo rodean las zonas de ocio, los puestos de baratijas, marroquinería y el papeo variado resumido aquí en pizzerías, hamburgueserías, comidas gallegas, alemanas, griegas, etc.

Resumiendo, a cualquier hora y en cualquier sitio del recinto puedes encontrar la ración de ocio y conocimiento, diversión y cerveza que precises. Una gozada. 

EVENTOS SOBRE EL COMIC 

Centrándonos en el mundo del cómic, que es nuestra “especialidad”, pudimos asistir a lo siguiente los días que estuvimos allí: 

Viernes 15 

Iniciamos la sesión cultural con una velada audiovisual de fotoperiodismo. La verdad, aunque no íbamos a ver esto precisamente, nos gustó. Se creó un ambiente muy especial cuando el hilo musical acompañaba a las fotografías que se iban desgranando poco a poco, y que mostraba a gente en su mayor parte desfavorecida a lo largo y ancho de este mundo. Por lo general, en toda la Semana Negra, se respiraba un ambiente de reivindicación social con ONG’s, manifestaciones del pueblo Saharaui o eventos culturales como el que describimos.

Exposición “La generación más guapa”: Originales de los autores españoles más importantes de los últimos 30 años. Maroto, Azpiri, Usero, Clavé, Font, Fernando Fernández, Miguel Ángel Nieto, Ventura, Hernández palacios, Enric Sió, Calatayud, Andreu Martín, Mariel, Manfred Sommer, Carlos Giménez, Leopoldo Sánchez, El Cubri, Luis García, Víctor Mora, Jordi Bernet y Antonio Segura. Sencillamente espectacular. Poder ver originales tan cerca como para poder observar las técnicas de estos autores no tiene precio.

Otro evento comiquero de este día a los cuales no asistimos  fue la presentación del comic “Arsesino” de Migoya.

 Sábado 16

Con la intención de coger un buen asiento para la charla sobre la generación más guapa asistimos, armados con una cerveza, a la presentación de los libros de Marco Vichi y Patrick Bard. Al igual como ocurriera con la jornada anterior en la sesión de fotoperiodismo, resultó ameno y en algunos casos enriquecedor.

Acto seguido comenzó la charla-homenaje con varios de los grandes autores mencionados más arriba en este mismo artículo. Fue entretenida, a ratos divertida y sobre todo muy emotiva pues, como parece ser, es la primera vez que se congregaban a tantos de ellos en un merecido homenaje.

Hablaron de sus comienzos en el mundo del comic. De cómo la situación política de ese momento influía en sus trabajos y, de cómo estos a su vez, “educaban” a los lectores de esa generación en los ámbitos de lo social y lo político. Cosa que no pretendían ni imaginaban pero que las circunstancias de esos momentos y la perspectiva que dan los años, han demostrado. Mencionar también el sentido reconocimiento que, tanto esposa como hermana de Florenci Clavé, así como los moderadores y antiguos compañeros de éste, se produjo durante este acto. Regalaron, “a dedo”, el album “Argelia” de los autores Luis García, Adolfo Usero y Felipe Hernández Cava entre los asistentes. Poco después se repartió a todo el mundo el libro “La generación más guapa: autores españoles de comic 1960/1980” de Lorenzo F. Diaz y Paco I. Taibo II, catálogo de la exposición ya mencionada y un repaso a esta generación de autores.

Tras esto se procedió en una carpa contigua a la firma (y algún que otro dibujo) de los autores. Unos 45 minutos para completar el proceso en una cola algo caótica pero que deparó algunas risas y encuentros afortunados (no sólo con los autores). No firmaron ni Carlos Giménez  ni Azpiri (¿Quizá por alguna cláusula en sus contratos con las editoriales?)

 

A la hora de las brujas comenzó la entrevista, previa visualización del corto “SIX”, de Michael Avon Oeming. Este corto, basado en el comic homónimo de este autor, resultó desconcertante. Como explicó luego, el bajo presupuesto unido a su falta de experiencia como director de cortos (el tercero de su corta carrera) propició ese resultado. Loable intento de llevar un comic futurista a la imagen real en cualquier caso. Comentó que iba a continuar con la serie de comic “SIX” y que no descartaba un futuro largometraje que lo adapte. También mencionó otros proyectos. Interesante el gran trabajo desarrollado por el traductor, que denotaba su amplia experiencia en lenguas muertas... Teóricamente y según la programación se iba a regalar un comic de Michael pero unas horas antes la frase “... y regala su comic” fue tapada con cinta adhesiva dejándonos con la miel en los labios, el llanto en la garganta y, tras ver el corto, realmente agradecidos. 

También hubo otros eventos relacionados con el comic tales como la presentación del comic de Enrique Vegas “Bill Kill” y “los cabezones de las galaxias” y la presentación de la colección “Viñetas Negras” de Glenat. 

OTRAS COSAS INTERESANTES 

Además, había mucha decoración relacionada con el comic, tanto de las calles como en el propio estadio del Sporting, alrededor del cual estaba todo este tinglado montado.

Aparte de esto, aprovechamos para echar un vistazo por los stands/carpas de tiendas de comics, donde se podían encontrar algunas “gangas”, como miniseries de Norma recopiladas y precintadas a muy buen precio (el que deberían tener, vamos), números de Forum de primeras ediciones muy bien conservados (como Spiderman, Patrulla-X, ...), e incluso algún que otro libro de ilustraciones tirado de precio (como un libro de Frank Frazetta a 9 €, difícil de encontrar por menos de 24 €)

También los de Norma Comics tenían puestecillo , con los precios a los que nos tienen acostumbrados, tanto de material suyo como de otras editoriales (menos de Planeta, curioso). Prohibitivo.

Debemos mencionar el “buen rollo” que se respiraba en general en todo el recinto, y a cualquier hora. Había gente de todas las edades, de todas las llamadas “tribus urbanas”, etnias, etc. En todo el tiempo no detectamos ningún altercado o bronca (esto en Sevilla, impensable, lamentablemente). Tanto por la calle como en las distintas carpas (muchas de ONG´s) se respiraba un saludable ambiente de heterogeneidad y tolerancia. Incluso en las charlas sobre comics y literatura, se podía mascar cierto aire “progre” difícil de encontrar a menudo en este tipo de actos. No creo que el Sr. Aznar viniera a firmar sus libros por estos lares.

En los lugares para comer (por cierto, de todo tipo) los camareros superamables, muy atentos, ofreciendo a todo el que pasaba por la calle degustaciones.

También había montado una pequeña zona recreativa con noria y algunas atracciones de feria. Obviamente, no la visitamos por falta de tiempo (ir cada año a “la calle del Infierno” en la feria de abril cubre de sobra las apetencias anuales de montarte en “cacharritos”).

Mención especial merecen las gogós que proliferaban por la noche sobre las barras de las carpas de copas y baile que existían en los aledaños. Ejemplares cuasi-perfectos del género femenino de nuestra especie, bastante ligeritas de ropa, y con un gran dominio de los movimientos rítmicos más alucinantes y eróticos (en resumen, buenas a rabiar).

Además, asistimos a un par de conciertos de grupos (desconocidos) que tocaban bastante bien blues, rock clásico, etc. Y el sábado por la noche pudimos descubrir como sonaba en directo el grupo mallorquín Sexy Sadie, sonido potente y pegadizo, con letras generalmente en inglés. Muy recomendable.

GIJÓN: ESA PEDAZO DE CIUDAD QUE MIRA AL MAR

El sábado por la mañana aprovechamos para conocer la parte antigua de la ciudad y asomarnos al Mar Cantábrico. Para el que no conozca Gijón, desde aquí animamos a que invierta un fin de semana en hacer turismo por allí.

También tenemos que dar las gracias por su atención y simpatía a la camarera del Café-bar “Samira”. Platos combinados colosales a 6 euros, incluyendo bebida, pan y la sonrisa de una morena con unos ojazos...

 EL VIAJE... ULISES HUBIERA ABANDONADO

 

Hay que dar las gracias a la compañía de autobuses ALSA, por un fantástico viaje de 13 horas de ida y otras tantas de vuelta, en las que, en ocasiones, estuvimos a punto de perder la cordura. Es bien cierto que la diferencia de precio entre este medio de transporte y el avión o el tren es abismal. Pero en futuras ocasiones tomaremos alguna forma alternativa (seguramente, meterse la paliza de conducir uno mismo). Aparte de endurecer el carácter, tuvimos la ocasión de visitar diversos pueblos de la “Extremadura profunda” que no teníamos el gusto de conocer. 

CONCLUSIONES Y OCLUSIONES 

Supongo que tras ver la organización (hablando sólo del ámbito del comic) y la voluntad de los organizadores de Gijón, lo mínimo que se puede sentir al echar la vista atrás y ver lo que se hace en nuestra ciudad es sentirse defraudados y pensar que nos toman el pelo. Tengo pleno convencimiento que la diferencia no está en los fondos. La gente de Gijón lo vive, lo hace con ganas y pasión. Cosa que aparentemente no sobra en los “salones del comic” hispalenses. Teniendo en cuenta la diferencia de envergadura entre ambas ciudades, se podría esperar que al menos llegásemos a ese nivel de implicación. Sigamos soñando...

En cómputo total, el viaje valió la pena sobradamente, y de allí nos llevamos recuerdos imborrables y la satisfacción de haber conocido y estrechado las manos de los grandes autores de la historieta de este país. 

 

Por Juanma Castillo y Sergio González